Emprendiendo y aprendiendo

Ser emprendedor definitivamente no es nada fácil y estoy seguro que más de uno se ha dicho ¿Por qué nunca me dijeron que esto pasaría?

La realidad de un emprendedor es completamente distinta a la de un empleado (sin hacer menos a uno de otro). Es una realidad que cuando uno es empleado en todo momento se la pasa pensando en cómo podría ser su vida si tuviera su propio negocio…. Por ejemplo:” Me tomaría todas las tardes de los viernes”,  “Llegaría a la hora que quisiera “, “Yo no sería tan exigente como nuestro jefe “, etc., sin embargo cuando una persona se aventura a emprender un negocio conoce las mieles y amarguras de esta misma. Un claro ejemplo (y el más común) es cuando se tiene que pagar la quincena; normalmente cuando uno es empleado espera la quincena ansiosamente y nunca le pasa por la cabeza o al menos quizá nunca le importa a uno saber cómo está en contabilidad la partida de “ cuentas por cobrar “….. Sin embargo cuando uno se encuentra del otro lado esta partida se puede volver un dolor de cabeza. Cuidado!

Otra de las cosas que un emprendedor aprende es a manejar el presupuesto del mismo negocio (o al menos debería aprenderlo y en poco tiempo) ya que cuando el dinero que se invierte o se utiliza es el de uno mismo definitivamente piensas 2 o 3 veces si en verdad vale la pena invertir o comprar en esos momentos (el dinero es fácil gastarlo pero generarlo definitivamente no es igual de fácil).

Ahora bien uno de los comentarios que más he escuchado cuando alguien quiere emprender definitivamente es “Es que yo quiero ser mi propio jefe “, siempre que escucho que alguien lo dice no puedo evitar el decirle ¨cuidado con lo que pides ¨! Ya que normalmente quien tiene ese pensamiento difícilmente acepta que más que convertirse en su propio jefe y en tener su propio negocio lo único que hace es auto-emplearse. Y pasa esto debido a que normalmente cuando salen de su trabajo pues ellos son los que abren el negocio, contestan, venden, cobran, etc. y esto a la larga se convierte en un auto empleo ya que caen en un ciclo en donde se dan cuenta que no pueden llegar tarde porque entonces no abrirán a tiempo, mucho menos pensar en irse de vacaciones! ¿Quién atenderá a los clientes?

Ojo! Debes siempre de tener presente que tarde o temprano necesitaras a una personal que te ayude a sostener tu negocio. Tu negocio no puede depender de ti mismo! Así que no está mal que así empieces (de alguna forma se debe empezar) siempre y cuando tengas planeado hacerte de tu equipo en el momento adecuado.

Pero bueno, no todo el camino está lleno de piedras, definitivamente el emprender es una experiencia que siempre te dará un crecimiento tanto en lo personal como en lo profesional ya que te abrirá tu perspectiva de la vida y de los negocios, te ayudara a entender aún más a las personas y conocerás las necesidades que existen hoy en día en la comunidad y la forma en que se mueve tu economía así como la de los que te rodean.

Emprender es una aventura que nunca acaba, es un camino de constante desarrollo en donde seguro el inicio será complicado o al menos distinto a lo que tenías en mente pero si eres dedicado, perseverante y  tenaz  seguro que cumplirá tu sueño.

Recuerda que Roma no se hizo en un día!….nunca lo olvides,

Autor: Javier Blanco

Author: Smile Marketing

You may also like

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *